La prueba definitiva que culpará al verdugo