Gregorio XVIII: “Algún fraile se saltó la muralla para perseguir a las monjas”