Ópera, un refugio para los mendigos