Milán, una ciudad blindada