Orines, drogas, y peleas…Los sintecho convierten el Pumarejo en la plaza sin ley