La anécdota de Isabel Pantoja en una carnicería de Madrid