'AR' entra en un edificio histórico de Madrid donde hay cien mujeres prostituidas