Así es el edificio blanco, donde las familias venden sus hijos a las mafias de Camboya