La venta de fármacos ilegales produce las mismas muertes que la droga convencional