Un reportero de 'AR' se infiltra entre los ultras rusos y sigue todos sus movimientos