Aitor, retenido con su familia