Amador Mohedano, de fiesta en su balcón