Amador y Ortega, juntos