Amaia y Gonzalo, primer posado