Ana Obregón, feliz tras la caja