Ana Rosa Quintana y el periodista Pere Mas se abrazan para rebajar la tensión del debate