Ana Rosa, boca abajo