Ana Rosa le declara la guerra al reportero británico que se mete con las "bravas"