La crisis se cebó con Ana y su familia y pasaron de vivir en un castillo a la calle