Antonio del Castillo, indignado