Armas de juguete que pueden matar: son baratas, accesibles y no dejan rastro