Baño de masas para Cristiano Ronaldo en su llegada a Turín