Bibiana vende su casa a sus amigos Mario y Alaska para saldar la deuda con Hacienda