Borja Thyssen no quiere hablar de su madre