Botellones, novatadas y basura: los vecinos de Ciudad Universitaria, en pie de guerra