La CUP quiere expropiar la catedral de Barcelona para montar un economato