Carmen Morales, en capilla