Cataluña, ¿hacia la fractura social?