Cayetano, su lado más tierno