El Cuco, juzgado de nuevo