La Duquesa, de fiesta sin Alfonso