El amor, el mejor compañero de viaje de Edmundo y María Teresa Campos en su aventura sudamericana