España se convierte en el gran supermercado de los jeques y príncipes árabes