Espartaco y Patricia, juntos