Estalla la guerra entre los candidatos para presidir el PP