Fran, orgulloso de su hermano