El informe de la Guardia Civil mantiene que la muerte de la pequeña Lucía fue un accidente