Hamilton y el sexismo: “¡Los niños no se visten de princesas!”