Huraño y peculiar, así describen los vecinos a Jordi, el detenido por el crimen de Susqueda