La Infanta Elena, ¿enamorada?