Infraviviendas y ratas en un edificio histórico del centro de Madrid