Jesulín de Ubrique y Mª José Campanario le han declarado la guerra a sus vecinos