Juanjo, todo un luchador