Lecquio y Marta, en pie de guerra