¿Libertad de expresión o encerrona? Así fueron los abucheos al Rey y al Gobierno en Barcelona