Llanitos y linenses, preocupados por el futuro de Gibraltar