Magentí culpó a su hijo del crimen de Susqueda, pero el teléfono le sitúa lejos del lugar