Manolo el del bombo, en crisis