María, tres meses retenida