María estuvo retenida tres meses